1 de enero: el momento de Ceballos y Bellerín

Después de cada Nochevieja llega el día de Año Nuevo. En el mundo del fútbol esto significa que es el momento en que los jugadores que acaban contrato a final de temporada pueden negociar con otros clubes libremente. Es el caso del Real Betis, que tiene por delante la oportunidad de iniciar abiertamente posibles traspasos desde este 1 de enero.

En la agenda de la dirección deportiva del club verdiblanco hay dos nombres escritos en mayúscula y subrayados. Dos hombres que ya vistieron los colores del Betis, que siempre se declararon béticos y que sueñan con volver. Se trata nada más y nada menos que de Daniel Ceballos y Héctor Bellerín.

El fichaje del utrerano tiene tantos capítulos que parece una serie de televisión. Hace ya tiempo que quiere volver y que el club lo quiere de vuelta, pero las pretensiones económicas del Real Madrid han complicado que se llegue a buen puerto. Por ambas partes hay predisposición e, incluso, se ha dejado ver en el palco del Villamarín invitado por la directiva. Toda una declaración de intenciones.

Se quedó con la promesa de tener más minutos, aunque realmente su rol sigue siendo muy secundario en el esquema de Carlo Ancelotti. Ahora, tiene la oportunidad de negociar de manera directa con la dirección bética y parece que, por fin, su llegada se podrá materializar en el mes de junio.

Bellerín, con el 1 de enero marcado en rojo

Este culebrón ha tenido menos capítulos que el de Ceballos, pero han sido mucho más emotivos si cabe. Héctor Bellerín se fue entre lágrimas después de ser campeón de Copa con el Betis. Su cesión se acababa y sabía que era difícil volver de manera inmediata. El Arsenal no le quería dejar salir gratis y el apretado margen salarial del club impedían hacer un esfuerzo.

El barcelonés llegó al Camp Nou en lo que todos entendieron como un paso previo antes de volver a Sevilla y, así, estar compitiendo en LaLiga Santander. Esta temporada no está siendo la mejor, ya que apenas ha jugado con Xavi Hernández y en el club no parecen muy interesados en que siga a largo plazo. Su contrato acaba en junio de 2023 con el Arsenal, por lo que también es libre de negociar a estas alturas de la temporada su retorno al Villamarín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *