Entrevista a Antonio Bello (Xerez DFC): «Cuanto antes hay que jugar un playoff a Primera Federación»

En uno de los bandos de la ciudad del caballo hay una figura sin la que es difícil imaginar a su club hoy en día. Antonio Bello (Jerez de la Frontera, 1985), llegó en 2017 al Xerez DFC y, desde entonces, lo ha liderado consiguiendo dos ascensos. Después de alcanzar la categoría nacional, subieron a Segunda Federación, de donde esperan salir pronto en busca de la gloria que un día vivió la ciudad.

El Rincón Andaluz: Llevas ya con el Xerez DFC más de 150 partidos. Llegaste ya en un tramo de tu carrera más avanzado pero sigues ahí en forma. ¿Esperabas estar tanto tiempo?

Antonio Bello: Si te soy sincero, vine porque me ofrecieron un proyecto bueno e importante. El que entonces era director deportivo y es, Edu Villegas, es íntimo amigo mío y él es una persona que es de mi confianza y me transmitió la importancia del proyecto y de lo que era el Xerez DFC. Cuando vengo sé que es un proyecto a largo plazo en el sentido de que nuestro club sigue creciendo actualmente y va a seguir creciendo los próximos años. Yo lo que quería era sumarme al proyecto, pero claro, tampoco tenía la idea de jugar seis o siete años en el mismo club. Nunca lo he hecho mi carrera y yo sabía que venía a casa para un contrato largo, pero creo que al final he podido exigirme más en casa que incluso estando fuera en una categoría superior.

ERA: El proyecto del Xerez DFC ha sido un ascenso meteórico, empezando literalmente de los más bajo y ya vais por Segunda Federación.

En 2013 se fundó el club y en nueve años estamos ya en Segunda Federación. Creo que es muy complicado lo que se está consiguiendo porque todo el mundo sabemos lo que es el fútbol y como son los los mandatarios. Sin embargo se está viendo que el fútbol popular se puede abrir paso hoy en día y que gracias a sus socios estamos avanzando poco a poco.

ERA: Tú eres lo que se conoce popularmente como un obrero del fútbol. Ese futbolista que no ha pasado de Segunda B y que se mueve por muchos clubes. Entiendo que al final se mira atrás y se ve una buena carrera, ¿no?

Yo estoy orgulloso de hasta dónde he podido llegar y creo que al final, en el fútbol, cada uno llega donde puede. Las categorías están para algo y marcan la diferencia de unas a otras. Sí es verdad que en este mundo es muy complicado subir cuando llegas a cierta categoría porque el nivel es muy alto y hace falta desde luego un poco más. Yo he estado muchos años en Segunda División B y estoy orgulloso. He estado en muchos sitios de España distintos, lo que se considera un obrero de fútbol, y estoy orgulloso porque he podido vivir de lo que más me gusta, es mi pasión. Sigue siéndolo y por eso yo creo que estoy activo todavía.

El paso más acertado de mi carrera fue unirme al proyecto del Xerez DFC

ERA: Además con la Balona y con UCAM jugaste el playoff para subir a Segunda División. ¿Cómo te sientes al no haber jugado en el fútbol profesional? ¿No tuviste ofertas?

Yo sé que la mayoría de futbolistas pues se quedan con la espinita de no haber jugado en el fútbol profesional. Sinceramente, a mí me hubiera encantado jugar ahí porque yo creo que es el sueño de cualquier niño desde que desde que empezamos a jugar fútbol pero bueno, he llegado hasta donde he podido, he hecho todo lo posible y he estado en auténtico equipazos. Alcoyano, UCAM Murcia, Pontevedra, Balona… esos equipos de Segunda B que intentan más subir a Segunda División que buscar la permanencia. Estoy orgulloso, al final he llegado hasta donde puede llegar. No me voy a retirar con una pena de no haber podido jugar en el fútbol profesional, porque al final he disfrutado muchísimo mis años de carrera y estoy súper orgulloso.

ERA: Como algunos otros jugadores, tuviste una etapa en la zona de Asia, concretamente en Filipinas. ¿Cómo fue la experiencia?

Estuve poco tiempo. Fue en 2017 pero cuando me iba a marchar para allá y lo tenía todo pactado, me lesiono de una micro rotura en los aductores. Me voy a mitad de lesión, casi ya ultimando la recuperación, pero no se recupera del todo y, cuando llego allí, sigo teniendo molestias. Los temas de fisio y demás no eran como aquí en España y se me complicó. Estuve como dos meses y medio, pero no pude disfrutar del fútbol como como lo he hecho aquí en España.

ERA: Como comentabas, has vuelto a casa porque empezaste tu carrera en el Jerez Industrial y al final has acabado volviendo a Jerez. ¿Ya tenías pensado ese retorno cuando mirabas al futuro?

Mi primer año en Segunda B fue en el Jerez Industrial y estoy muy agradecido, sobre todo a Nico Sosa que fue el que el que me firmó allí. Fue un año muy bonito porque es mi primer año en la categoría aunque muy complicado. Ahí fue cuando empecé mi etapa en Segunda B y ya no bajé hasta que me vine a Jerez.

Cuando tú estás fuera, pues al final estás haciendo vidas, estás haciendo fútbol y estás haciendo lo que te gusta. Pero siempre estás mirando de reojo a casa con ese sueño de retirarte en tu casa y, gracias a Dios, yo creo que fue el paso más acertado de mi carrera el unirme a este proyecto. Venirme aquí a Jerez con este proyecto, como me están yendo las cosas… La gente desde el primer momento me ha tratado espectacular y yo creo que para mí fue un acierto. Además, los mejores años en cuanto a felicidad completa, tanto fútbol, vida y demás los estoy pasando hoy en casa.

Antonio Bello jugando en Chapín contra el Panadería Pulido. Foto: Xerez DFC
ERA: Jerez es una ciudad bastante especial por esa esa división que hay entre el Xerez CD, el de toda la vida, y el Xerez DFC. Al final es una afición que antes era una y ahora es como que está dividida también. Vosotros como jugadores, ¿cómo como vivís eso?

Los años que hemos compartido categoría, los jugadores somos los que menos entramos en polémicas porque nos conocemos la mayoría. Cuando jugábamos eran partidos de mucha rivalidad que se vivían de forma especial porque, al final, son dos aficiones que antes eran una. Una parte de la ficción creyó que era el momento de dar un paso para crear un club de sus socios y y no mantener el otro club porque se decía que iba a desaparecer con las deudas.

Pero cuando llega el momento del partido los jugadores, dentro del campo, está claro que quieres ganar y quedar por encima del otro. Pero la rivalidad no es como cuando nos enfrentamos al Cádiz que es el típico derbi de toda la vida del Xerez. Sinceramente lo vivo con una parte de pena. Yo tengo amigos de toda la vida que son del otro Xerez y siempre y cuando se respeten no hay problema ninguno. Al final son dos clubes como ha pasado toda la vida en el mundo de fútbol.

Hay cierta afición que está deseando el mal al otro, muchas peleas… Yo creo que que se están sacando de contexto las cosas, pero tanto por una afición como por la otra. Ya son dos clubes diferentes que hay que dejarlos que cada uno haga su camino. Por supuesto, yo quiero que el mío vaya por encima siempre, pero que al otro no le deseo ningún mal en ningún momento.

ERA: ¿No te ha quedado nunca la espinita de no haber jugado en el Xerez CD?

No, por una historia que sabe poca gente. Yo cuando termino juvenil, firmo dos años con el Xerez CD, pero cuando hago la pretemporada y va a empezar la Liga, una semana antes el entonces entrenador dice que no cuenta conmigo, que no voy a disfrutar de muchos minutos y me invita a que me marche. Entonces yo me voy a la penúltima categoría del fútbol español, la Primera Regional, con 19 años y juego ese año allí. El segundo año, que también tenía firmado en el Xerez CD, me vuelvo a quedar allí, que habíamos ascendido a la Regional Preferente y una vez que llega diciembre de ese año firmo en Arcos para el año siguiente. Al final yo creo que el destino lo tenía hecho así, no tenía por que jugar allí. A mí me descartaron y yo estoy muy feliz de defender los colores del Xerez DFC.

Cuanto antes hay que intentar jugar un playoff a Primera Federación

ERA: Hemos hablado de la ascensión meteórica del Xerez DFC. Entiendo que el siguiente paso que se plantea es la Primera Federación. ¿Es un objetivo a corto plazo o más a medio?

El bendito problema es la exigencia que hay tanto por el club como por la afición. Hay muchas ganas de crecer, aquí se ha visto fútbol de Primera y Segunda con el Xerez CD. Está claro que aquí lo que todo el mundo quiere es volver al fútbol profesional. Los que llevamos toda la vida en el fútbol sabemos que los ascensos los haces por año en categorías más bajas y con equipazos para la categoría. Pero en categoría nacional, tanto Tercera Federación como Segunda Federación, conseguir ascensos es muy complicado.

Subir a Primera Federación ahora es muy difícil, entonces yo creo que hay que seguir marcando pasos pequeños y creciendo poco a poco. El año pasado nos mantuvimos en Segunda Federación y, cuanto antes, no te digo ya que este año, hay que intentar jugar un playoff a Primera Federación y la gente se siga animando. Está claro si logramos el salto, tanto para el club como para la ciudad sería un paso gigantesco.

ERA: Cada vez es más habitual ver deportistas de más edad jugando al máximo nivel. ¿Cuántos años más te quedan de carrera por delante?

Sinceramente, no lo sé. Yo intento disfrutar el día a día. Si me queda un año más, lo quiero disfrutar al máximo o, si me quedan dos, también. No te puedo decir ahora mismo cuánto me queda. Yo en el momento que físicamente no me encuentre para jugar al fútbol, voy a dar un paso al lado antes de que el club me tenga que decir nada. Lo prefiero dar yo, porque creo que tengo una responsabilidad, que es muy bonita, que es ser capitán del equipo de mi ciudad. Es una responsabilidad que no puede permitirse el lujo de tener un capitán que no esté físicamente para disputar un partido en condiciones. Voy mirando el día a día disfrutando y sobre todo intentando tener cuidado para alargarlo, lo máximo posible.

ERA: Eres una persona con una clara conciencia social y se te ha visto colaborando con diferentes campañas siempre que ha sido necesario. ¿Crees que los deportistas deben usar esa ventana que tienen para echar una mano?

Yo creo que no soy ejemplo para nadie, cada uno tiene su vida y sus ocupaciones y tiene que compaginarlo todo. Pero sí es verdad que los futbolistas tenemos un trabajo que somos un poco privilegiados porque nos dedicamos a lo que nos gusta y además trabajamos pocas horas al día y podemos sacar más tiempo que otras profesiones. Yo soy voluntario de una asociación de niños con cáncer se llama Proyecto Por Una Sonrisa y yo animaría a la gente, no como una obligación. Yo creo que lo que te llevas, la sonrisa de un niño… es como que en vez de hacer tú el trabajo, el premio te lo llevas tú viéndoles las caras. La satisfacción de poder ayudar a unos niños, a una familia que está pasando momentos complicados…

Al final no cuesta nada el día ir al hospital, una hora y media, dos horas o tres, las horas que puedas. Yo voy los martes que es el día que libro y a mí no me cuesta nada. No soy ejemplo, pero sí que animaría a la gente que todo el que pueda lo haga. Ya no por ayudar a la gente, pero también por ti. Cuando se hace de verdad que yo por lo menos siento una una satisfacción de poder ayudar a los pequeños enormes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *