Tres competiciones, tres derrotas

El inicio de año 2023 del Real Betis no ha sido el esperado por buena parte de la parroquia verdiblanca. El RCD Espanyol ha culminado una racha de tres derrotas consecutivas del equipo de Pellegrini en nueve días y, además, en tres competiciones diferentes. Ahora, ha sido el turno de LaLiga.

El cuadro perico se ha mostrado superior en gran parte del encuentro a los béticos pese a que han sido los sevillanos quienes han llevado la posesión, con un 70% del tiempo. Aun así, los acercamientos de los locales suponían constante peligro para la meta de Claudio Bravo.

Joselu se presentaba como el principal argumento ofensivo del Espanyol, aunque fue su compañero en la delantera, Martin Braithwaite, quien puso a los suyos por delante justo antes del descanso. El centro de Brian Oliván por la izquierda tocó en la pierna de Ruibal y el danés batió sin problemas a Bravo.

Quiero y no puedo

La segunda mitad fue más de lo mismo e, incluso, pudo ser peor. El colegiado anuló a la vuelta de vestuarios un gol de Aleix Vidal por una presunta falta de Puado sobre Ruibal. El jugador bético se lamentó de un posible contacto del codo del perico con su cara, aunque las imágenes dejaban muchas dudas.

Aun así los de Pellegrini estuvieron bastante espesos durante el partido y no acabaron de encontrarse cómodos en ningún momento. Canales tuvo una ocasión al saque de una falta, pero tampoco pudo ser a balón parado. La viva definición de ‘quiero y no puedo‘.

Los de Diego Martínez encontraron la manera de anular la iniciativa bética que, ni por alto ni por bajo, puso en demasiados apuros a Álvaro Fernández. Tanto fue así que el marcador se mantuvo con el 1-0 y el Betis encadena tres derrotas consecutivas sumando la de este sábado a las de la Supercopa de España y la Copa del Rey ante FC Barcelona y Osasuna, respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *