Juan Funes (Atlético Malagueño): «El Málaga tiene muy buenos jugadores»

El técnico del filial malaguista, Juan Funes, analiza la situación de su equipo y de la primera plantilla

El Málaga Club de Fútbol está lejos de sus momentos más gloriosos, cuando se paseó por Europa y casi llega a las semifinales de la Champions League. Ahora, se mantiene en unos puestos de descenso que no ha podido abandonar en toda la temporada.

Muchos de los jugadores que forman ahora esa primera plantilla que dirige Pepe Mel salieron del filial que entrena Juan Funes. El de Loja sabe que entrenar al Atlético Malagueño es una oportunidad increíble, aunque también una responsabilidad ya que se espera que luchen por subir a la Segunda RFEF.

Formando al futuro del Málaga CF desde la Tercera RFEF, Juan Funes atiende a El Rincón Andaluz y se sincera sobre la labor de dirigir a un filial, Pepe Mel y algunas de sus jóvenes promesas.

Comencemos con su llegada al Málaga. Venía de estar entrenando en el CD El Palo. ¿Cómo se gestó su llegada al Málaga CF?

Muy contento e ilusionado. Después de estar compaginando lo que es el fútbol con mi trabajo, el tener la oportunidad de llegar al filial, pues imagínate. Llevaba 10 años entrenando en Tercera y casi otros 10 o 12 en la base. Después de tanto tiempo el poder tener una oportunidad en el filial, pues para mí representaba un sueño cumplido.

En su primer año jugaron la fase de ascenso a Segunda RFEF y el año pasado cayeron en la primera ronda. Entiendo que las miradas para el filial deben estar en volver a la antigua 2ªB.

Pues sí, la verdad que viendo la trayectoria del filial, uno siempre tiene esa aspiración de poder estar entre los mejores y al menos disputar esa fase de ascenso que te da la oportunidad de jugar en una categoría superior.

El inicio de temporada no ha sido demasiado brillante. ¿Hay margen para remontar con equipos potentes como El Palo, Jaén o Marbella por delante?

Sí, claro que sí. Es cierto que el filial depende en gran medida de las circunstancias. Cuando hablo de las circunstancias me refiero no solo a lo que pueden ser las lesiones o las sanciones que pueden mermar a cualquier equipo durante la temporada. Me estoy refiriendo, sobre todo, a los jugadores que suben con el primer equipo, que es un añadido. Para nosotros es nuestro mayor reto y nuestra mayor ilusión, pero es verdad que hay semanas en que faltan 11, 12 o hasta 13 jugadores. Competir con los demás siempre te lleva a unos límites que, en otras circunstancias, no pasarían. Dependiendo de cuáles sean las circunstancias, yo creo que va a depender mucho la situación en la que se pueda afrontar, sobre todo, la recta final del campeonato.

Precisamente quería conocer su visión sobre lo que supone ser entrenador de un filial perdiendo jugadores de manera constante para el primer equipo.

A nosotros no nos gusta la palabra perder, nos gusta la palabra aportar. Son circunstancias bastante especiales. Cada equipo tiene que lidiar con una circunstancia especial. En este caso, nosotros nos vemos mermados por los jugadores que no están presentes, porque a lo mejor van a las convocatorias. Lo importante es tener un grupo cohesionado, un grupo fuerte que sepa realmente qué es lo que quiere hacer.

En nuestro caso ya es una evidencia por la trayectoria de los tres últimos años en los que han debutado más de 20 jugadores. Para ellos es un aliciente importante porque lo ven realmente muy cerca. Hay filiales en los que apenas debutan uno o dos jugadores en todo el año. Que lo vean tan cerca porque el entrenador confía plenamente en ellos es importante. Eso hace que los que aún no han llegado tengan una ilusión muy especial en el día a día.

Hay filiales que juegan como el primer equipo pero otros van más por libre. ¿Es importante seguir la estela para darle oportunidad a los jóvenes? Sí, hay que intentar mantener una línea parecida sobre todo en la idiosincrasia.

Es verdad que luego cada uno puede tener sus matices, pero lo importante es que cuando ellos participen con el primer equipo que la transición sea lo más fácil y que no encuentren grandes diferencias. De principio uno intenta acercarse a eso por el bien de los chavales.

En el mes de enero, cuando se produjo la destitución del anterior técnico del Málaga, estuvo entrenando a los chicos de primer equipo durante algunas sesiones. ¿Se llegó a plantear que le ofrecieran el puesto de la primera plantilla?

Somos entrenadores de la casa. Creo que tenemos muy claro los roles que tenemos definidos y eso nos ayuda un poco a saber lo que teníamos que hacer. En nuestro caso lo importante era llevar la semana lo mejor posible para que, si el entrenador no llegase al final, pudiésemos llevar ese partido. En este caso sabíamos que más pronto que tarde llegaría un entrenador que se haría con las riendas del equipo. Nosotros la verdad que estamos muy centrados en lo que es el trabajo de la base. Estamos muy centrados en lo que es nuestro equipo y aunque es verdad que esos días no estuvimos con ellos, la idea siempre ha sido muy clara.

Y como es su relación ahora con Pepe Mel? ¿Hay contacto?

Sí, la verdad. Sobre todo a través de Nacho, con el que ya coincidía una anterior etapa cuando él llevaba al juvenil, tenemos una amistad que al final facilita mucho lo que es la comunicación y la labor entre lo que es trabajo de primer equipo y trabajo del filial. En este caso yo creo que tenemos un entrenador que, no solo lo ha demostrado en el tiempo que lleva con nosotros, sino que lo ha demostrado ya con anterioridad, cree firmemente en el talento del jugador independientemente de la edad. Él no ha tenido reparos ya en hacer debutar a jugadores y lo está haciendo porque al final ese atrevimiento lo tiene. Creo que para los chavales, no solo para los que ya han llegado sino para los que están trabajando en el día a día, es una oportunidad única el tener una figura como la de Pepe Mel.

El primer equipo no ha empezado muy bien la temporada, más bien al contrario. ¿Cree que el equipo tiene posibilidades de salvarse?

El fútbol muchas veces depende de dinámicas. Cuesta mucho trabajar las victorias cuando entras en esa espiral negativa en las que las derrotas se empiezan a acumular, no encuentran muchas veces el final de ese túnel. La primera plantilla tiene buenos jugadores y nos tiene que llenar de optimismo. Están compitiendo muy bien en las últimas semanas y ahora mismo muchas veces lo que estamos viendo es que en los partidos y estadísticamente el equipo tiene buenos números. Lo malo es que es un equipo que está en esa espiral negativa. Cualquier error te penaliza muchísimo y eso tiene mucho que ver por la por la situación en la que te encuentras. En cuanto se enganchen resultados positivos el equipo va a sumar de tres y lo importante es salir de esa espiral negativa que te arrastra. En cuanto lleguen las victorias ganarán mucho más en confianza.

¿Les ayuda en su trabajo con el filial el hecho de haber recuperado el Málaga C?

Es importante porque el año pasado por ejemplo al juvenil le subimos un número muy importante de jugadores. El primer equipo utiliza bastantes jugadores del filial. Si no existe esa figura de Málaga C, el efecto se va arrastrando al juvenil también y a los siguientes equipos. Tampoco puedes utilizar de forma indeterminada a todos los jugadores, porque solo lo puedes tener a tres que podrían sustituirse por otros tres, pero puedes compartir un poco más la subida de los juveniles con los jugadores del Málaga C y eso, en cierto modo, pues ayuda un poco.

Dentro de los talentos de su plantilla como podrían ser Chupete o Paco Fernández, hay uno que ha atraído las miradas de muchos equipos que es Izan Merino, de solo 16 años. ¿Qué puede contarme de él? ¿Confía en que siga?

Nosotros ya hemos hablado con él varias veces. En nuestro equipo ha habido un número de lesionados importante y casi todos en un mismo puesto. Hemos tenido que tirar de centrales del Málaga C o del juvenil. Nosotros al igual que Pepe Mel no nos hemos fijado en el DNI. Eso para nosotros no importa. Hemos intentado buscar un central que se asemeja un poco al perfil de los que venían jugando. Aunque el año pasado era cadete, lo que había demostrado ya este año en el juvenil y con nosotros en los entrenamientos es que podría podía jugar. Cualidades claro que tiene y sobre todo en él hay que fijarse en algo muy importante y es el potencial que puede tener. El jugador que es ahora y sobre todo el jugador que puede llegar a convertirse.

Izan es un jugador con un potencial enorme. Tenemos que tener paciencia y cautela porque generar una expectativa muy grande en él, probablemente no le ayude a que él pueda desarrollarse como jugador. En su caso él probablemente ya no esté siguiendo ese proceso natural que siguen muchos jugadores, se ha saltado 3 o 4 escalones.

Creo que él y casi todos los jugadores que están con nosotros la cantera entienden que la oportunidad de llegar al fútbol profesional ahora mismo si está en algún sitio en Málaga. No existe en España ahora mismo una cantera en la que hayan debutado tantísimos jugadores de de la Academia en el primer equipo. Cualquier jugador sabe que estando en Málaga tiene la oportunidad de tocar el fútbol profesional y en cualquier otra cantera, pues sería mucho más difícil. Luego evidentemente cada uno toma la decisión a nivel individual que considere oportuna.

Hace casi 20 años que el entonces Málaga B subió a Segunda ¿Ve a largo plazo que pueda coincidir una generación como la que llevó al Málaga a Segunda División? Ahí coincidieron muchos jugadores de Primera como César Navas, Alexis, Manolo Gaspar, Geijo, Juanma…

Para nosotros es un hito histórico en el que nos apoyamos muchas veces para trabajar, porque la verdad que fue algo increíble. En casi 50 años de historia del filial solo tiene tres ascensos a Segunda B y casi siempre ha jugado en Tercera. Ser capaces, ya no solo de subir una categoría, tiene un mérito terrible. Creo que sí puede volver a suceder. En este caso ese ya no es solo un ascenso, sino la capacidad para estar en Segunda División con la complejidad que eso tiene. Creo que el haberse conseguido antes nos tiene que dar la oportunidad a los que estamos de poder soñar y de saber que si una vez fue posible porque no otra no.

Pensando en el futuro. ¿Qué le espera a Juan Funes en el fútbol?

Tengo una máxima que sigo con mis jugadores en el fútbol y en la vida que es que uno no sabe qué le va a pasar esta tarde. Imagínate, qué sé yo que me va a pasar mañana. Lo único que puedo hacer es vivir el presente. Preocuparse por el futuro creo que es un gravísimo error. Las cosas que has hecho antes ya poco arreglo tienen y hay vivir el momento porque estar pensando en otras cosas no te hace disfrutar de lo que tienes realmente. En mi caso, más 20 años trabajando el fútbol modesto y llegar a tener esta oportunidad en el filial… Creo que lo que menos tengo es que plantearme que será. Creo que tengo que disfrutar de esta gran oportunidad. El tiempo dirá, pero mañana ya está muy lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *