La RFEF recupera los playoff a doble partido

La Federación propone recuperar el modelo clásico tras las quejas de clubes y aficionados

El formato de las fases de ascenso en las categorías organizadas por la Federación Española de Fútbol ha sido objeto de discordia en las últimas dos temporadas. Las reclamaciones de los clubes participantes y sus aficionados sobre posibles favoritismos hacia los clubes que cedían sus estadios han generado muchas polémicas, especialmente esta temporada.

Según ha informado la RFEF en un comunicado oficial publicado en su página web, la vuelta al formato clásico ha sido propuesta en la Comisión de clubes de Segunda RFEF. «La Real Federación Española de Fútbol, en la Comisión de Segunda B – Segunda RFEF celebrada este jueves en Las Rozas, ha propuesto recuperar, a partir de la temporada 2022/2023, el formato de playoff de esa categoría con eliminatorias de ida y vuelta. Además, este criterio se aplicaría al resto de categorías (Primera RFEF y Tercera RFEF)», reza el comunicado.

«Después del periodo de reflexión y consultas que abrió este lunes la propia RFEF con las federaciones territoriales y con los clubes, se propone así regresar al formato tradicional con eliminatorias a doble partido», continua. Sobre los conocidos como playout, se explica que «en el caso de la Segunda RFEF, el sistema sería igual para el Torneo de la Permanencia, que juegan los cuatro peores conjuntos que terminen en la decimotercera plaza de sus grupos».

Para terminar, el comunicado justifica la adopción de este modelo en el contexto de la pandemia. Así, asegura que «Cabe destacar que, en un escenario excepcional debido a la pandemia, la RFEF implantó una fase final con sede única con el fin de garantizar la finalización de las competiciones».

Polémica con los anfitriones del playoff

En estas tres temporadas, las eliminatorias de ascenso han viajado por el territorio nacional. Tras el parón por el confinamiento en 2020, el torneo se celebró en Málaga, Marbella y Algeciras. La pasada temporada, se movió hasta Extremadura, antes de irse a Galicia para esta temporada. Además de provocar el desplazamiento de los aficionados de equipos más modestos a la otra punta del país, no ha sido el único problema que ha señalado al formato.

La sombra de los favoritismos con los equipos anfitriones ha sido muy alargada. La pasada temporada, el Badajoz pudo jugar su final por subir a Segunda División en su estadio, el Nuevo Vivero. Este año, levantando aún más polémica, el RC Deportivo pudo jugar en Riazor tanto la semifinal como la final. No obstante, pese a todo, ninguno de ellos logró subir. Al Racing de Ferrol, cuyo estadio era una de las sedes, no se le adjudicó jugar en A Malata, ante las quejas del consistorio local.

No todo es la Primera RFEF. En la Segunda RFEF, esta misma campaña, se han vivido episodios semejantes en el playoff de Alicante. Tanto La Nucía como el Eldense subieron en sus respectivos estadios. El Hércules, por su parte, jugó la semifinal en el José Rico Pérez, pero cayó ante el Unión Adarve.

Con la vuelta al formato de antes de la pandemia, la RFEF parece buscar reencontrarse con clubes y aficiones tras un complicado año envuelto en diferentes polémicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *