Negredo, la virtud del saber (dónde) estar

El delantero metió el pie para dar los primeros tres puntos de la temporada al Cádiz

El nombre de Álvaro Negredo es ya todo un clásico del fútbol español. El madrileño está en esa etapa de su carrera en la que los jugadores son denominados ‘veteranos’, lo que en algunos casos suena a miembro de la plantilla que está ‘para hacer grupo’. Pero el caso de este delantero va mucho más allá.

Cuando el Cádiz CF volvió a Primera División en 2020, se adaptó la plantilla que había logrado el ascenso y llegaron algunas caras nuevas. Una de ellas era la de un delantero con un larguísimo recorrido que lo había llevado desde el filial del Real Madrid, a despuntar con el Almería, brillar en el Sevilla y triunfar en el Manchester City a ser clave en el Valencia y probar la experiencia de Turquía y Emiratos Árabes Unidos.

Ese jugador, Álvaro Negredo, es el refuerzo propio de un recién ascendido que quiere un ‘veterano’ que aporte experiencia. Algunos aficionados fueron recelosos porque veían a un jugador que venía a retirarse, pero otros vieron la oportunidad de sacar las últimas gotas de esencia a un delantero campeón de Europa con la Selección Española y con 240 goles profesionales a sus espaldas.

Dos partidos solo necesitó Negredo para estrenarse con el Cádiz. Un gol de ‘perro viejo’, estando en el lugar adecuado en el momento adecuado. Disparo de un compañero, rechace del portero y remate al primer toque. Toda una declaración de intenciones.

Primer gol de la temporada

El inicio de la 2022/23 está siendo muy diferente para el Cádiz respecto a su inicio fulgurante en la temporada de debut. Cinco partidos disputados, cero goles a favor y cero puntos. Ruido sobre el equipo y la directiva por parte de unos aficionados que veían cómo su equipo se iba desmoronando.

Tocaba visitar en la sexta jornada el Estadio Nuevo José Zorrilla de Valladolid. Esperanzas por parte de la plantilla ante un rival que solo contaba una victoria en su casillero. Partido complicado, dos rivales al límite y un 0-0 que parecía poder ser definitivo. Hasta el descuento.

Ahí el ‘veterano’, el ‘perro viejo’, decidió que era buen momento para su 259º gol, el 128º en LaLiga Santander. El recién llegado Joseba Zaldua coloca un centro perfecto al centro del área. Rubén Alcaraz entra a rematar pero no llega. Sergio Asenjo no acierta a parar el balón. Y ahí está él, preparado, siempre en el lugar en el que tiene que estar.

El balón le llegó al pie y él solo tuvo que mover un poco el pie, pero hay que saber moverlo. Un gol de ‘ratón de área’, de saber rematar esos balones que no esperas. Un gol que vale mucho más que tres puntos, que vale la ilusión de la gente, que hace que viajar desde Cádiz a Valladolid para todos los aficionados amarillos que acompañaron a su equipo. Ahora son tres puntos, pero también puede ser el cambio que necesitaba el Cádiz para volver a la senda camino de la salvación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *