Rubén Castro y Fran Sol: gol para el Málaga

Doblete de anuncios de los malaguistas que refuerzan la línea de ataque

Tarde ajetreada de miércoles en las oficinas de La Rosaleda. Dos nuevos fichajes refuerzan la delantera del Málaga CF para la temporada 2022/23. Desde Ucrania llega Fran Sol y, desde la Región de Murcia, un viejo conocido de la afición andaluza, Rubén Castro.

El club ha anunciado en un comunicado oficial la incorporación del delantero canario, proveniente del Cartagena con un nombre de sobra conocido por su longevidad y su letalidad de cara a puerta. Nada menos que 22 temporadas jugando en el fútbol profesional español, 12 de ellas en Primera División. En total, ha marcado la friolera de 278 goles en su carrera.

Rubén Castro no necesita carta de presentación en el fútbol andaluz. Su andadura más recordada, de hecho, es la que tuvo en el Real Betis, con quien jugó hasta en dos ocasiones en Segunda División, ayudando a los verdiblancos a lograr el ascenso. Después de comenzar su carrera en Las Palmas, pasó por grandes clubes como Deportivo, Racing, Rayo Vallecano o Gimnàstic de Tarragona.

Pese a su edad, promete goles. No en vano, la pasada temporada anotó nada menos que 20 goles con el Cartagena en LaLiga Smartbank, al cual mantuvo cerca de la zona noble de la clasificación. Su llegada a La Rosaleda, pese a sus 41 años, no es un retiro ni mucho menos. El Málaga lo definía así en el anuncio: «Infalible e imprevisible. Su potencia y precisión en el disparo, sus inagotables recursos en el remate y un olfato privilegiado, hacen de él un puntal diferenciador en el ataque». Llega libre tras acabar su contrato.

Gol con experiencia internacional

Aunque nació en Madrid, desde Ucrania aterriza Fran Sol. En un comunicado oficial, el Málaga ha anunciado el fichaje de este ariete de 30 años lleva años lejos de nuestras fronteras marcando goles y haciéndose un nombre en el fútbol europeo. Salió de la cantera del Real Madrid y, tras pasar por la del Villarreal, se marchó a Países Bajos, donde marcó goles de todos los colores.

En el Willem II de la Eredivisie anotó 39 goles en las dos temporadas y media que estuvo, siendo puntal goleador de su equipo. Después, marchó al Dinamo Kyiv, donde estuvo temporada y media y llegó a disputar la fase previa de la Champions League y la UEFA Europa League. También consiguió una liga, una copa y una supercopa de Ucrania.

En su aventura en el este de Europa no consiguió anotar tantos goles y el club le cedió dos años consecutivos a Tenerife y Eibar. Con este último, llegó a jugar la fase de ascenso a Primera División. Ahora, vuelve a salir cedido, aunque con dirección a la Costa del Sol. El Málaga espera de él ser un buen complemento a un matador del gol como Rubén Castro, aportando ese remate de ratón de área.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *